Contingencias DIAN: algunas soluciones potenciales

    1
    0
    qimono / Pixabay

    Por: Juan Fernando Mejia, Contador Público Universidad de Antioquia

    Demostramos desconocer la Ley cuando manifestamos “indignación” porque la Junta Central de Contadores o el Consejo Técnico de la Contaduría Pública no “representan” a los contadores ante las constantes fallas en las plataformas tecnológicas de la DIAN. Pero debemos conocer cuáles son las funciones y límites legales de los órganos de la profesión, según la Ley 43 de 1990 “Reglamentaria de la profesión de Contador Público” y la Ley 1314 de 2009, entre otras normas.

    Ni la Junta Central de Contadores ni el Consejo Técnico de la Contaduría pueden manifestarse ante las fallas en las plataformas tecnológicas o al menos no públicamente, porque el Código Único Disciplinario (Ley 734 de 2002) podría poner en problemas al funcionario que así lo hiciera.

    Unos hacen “plantones” que la DIAN parece ignorar o envian cartas masivas que nadie lee.

    Proponer este tipo de “indignación” es producto del desespero que implica pasar más de 10 horas esperando que una plataforma funcione para presentar las declaraciones tributarias. Pero, en grupo podemos discutir sobre ciertas propuestas que podrían funcionar.

    Algunas posibles “soluciones” a la constante problemática de la web de la DIAN

    Para solucionar los problemas para presentar las declaraciones de impuestos se tienen al menos cinco opciones:

    • La primera es que los gremios contables convoquen a los gremios empresariales como la ANDI, FENALCO, CAMACOL, ACOPI, Asobancaria, para que se pronuncien y actúen con sus aliados en el Congreso de la República y en el Gobierno Nacional. Los empresarios son los realmente perjudicados por no presentar a tiempo sus impuestos. Ellos deben exigirle al gobierno que sea eficiente, al menos en el recaudo tributario.
    • La segunda es promoviendo un proyecto de Ley que reglamente las contingencias de la DIAN, por ejemplo para exigir que si pasadas las 5 de la tarde, no funciona la web de la administración de impuestos, se declare la contingencia legalmente, sin esperar sus comunicados que suelen ser publicados a las 10 u 11 de la noche, cuando el contador está agotado de intentar todo el día para presentar una declaración, aumentando el estrés y las enfermedades, y haciendo que deje sus demás responsabilidades, incluso familiares, como si el problema no fuere del empresario. Pero esta opción se deriva de la primera: sin el acompañamiento de las empresas es muy complejo que los contadores asuman esta responsabilidad.
    • La tercera es mediante acciones judiciales como los derechos de petición y otros mecanismos ante la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, pues la Defensoría del Contribuyente realiza un papel que, aunque importante, sigue siendo muy precario.
    • La cuarta tener más contadores en el Congreso de la República, que al menos ayuden a implementar algunas de las anteriores propuestas. Aunque ya tenemos varios congresistas y representantes a la cámara que ostentan esta noble profesión.
    • La quinta es buscar una representación mediante la colegiatura única, pero algunos han manifestado que este remedio podría ser peor que la enfermedad, por la burocracia que podría implicar, como se explica en “Colegiaturas profesionales: ¿soluciones o burocracia escondida en buenas intenciones?“, en http://bit.ly/2tFX0OZ.

    Siempre he propuesto que todo contador debe estar agremiado para poder hablar en conjunto, no a un colegio único, pero sí a las asociaciones de contadores, al Instituto Nacional de Contadores Públicos, a  CONPUCOL y a los grupos virtuales donde compartimos ideas para beneficiar a la profesión.

    Actualmente, las causas y movimientos sociales actúan en grupos en la red, en la llamada “dispersión de difusa” y mediante esfuerzos inter-institucionales, más que formar organizaciones que se califican como “únicas”.

    Ya hay suficientes agremiaciones contables a las que podemos pertenecer para actuar conjuntamente en pos de cualquiera de las anteriores opciones o buscar otras alternativas.

    Por ejemplo, el Instituto Nacional de Contadores Públicos (INCP), CONPUCOL, el Grupo de los 100 y otras organizaciones profesionales están haciendo su trabajo, cada uno por una misma causa y están preparando sus pronunciamientos, pero se requiere más que eso: es clave convocar, cada uno o conjuntamente, a los empresarios y sus agremiaciones.

    Qué bueno sería que INCP convoque a los gremios empresariales para plantear seriamente el problema y buscar cómo actuar en conjunto y con la altura que amerita el caso.

    El profesionalismo y la altura del debate entre empresarios y el Estado

    No se si la solución sea hacer “plantones”, enviar cartas masivas que nadie va a leer o hacer “paro”. Cada cual propone su punto de vista, pero parte de la solución es un debate de mucha más altura con gremios empresariales y representantes de la profesión, no solo políticos, sino técnicos; todos válidos para beneficiar a la Contaduría Pública.

    El contador debe quitarse la careta de “técnico” y actuar como profesionales: los gremios contables deben dejarle claro a los gremios empresariales que ante las contingencias, ellos serán los perjudicados y proponer cambios normativos en ese sentido.

    Debemos instar a los empresarios para que actúen ante los honorables representantes, el gobierno y la justicia. Esto va más allá de hacer comunicados o, peor aún, de quedarse en plantones y cartas masivas.

    A su vez, los contadores deberían dejar claro en sus contratos que sus funciones no incluyen estar pendiente hasta las 12 de la noche cuando la DIAN emita un comunicado de contingencia y que, por lo tanto, los empresarios deberán pagar las sanciones a que haya lugar.

    Estas son algunas potenciales soluciones que propongo para las constantes fallas de las plataformas tecnológicas y las demoras para declarar las contingencias.

    Invito a los colegas a un actuar en conjunto, estén colegiados o no, y especialmente con las comunidades virtuales, como los grupos de WhatsApp y Facebook, pues la unión necesita una causa, más que una institución única.

    Por ejemplo, en nuestro grupo facebook de “NIIF e Impuestos”, hemos venido discutiendo estas alternativas en lugar de quedarnos en la queja.

    La invitación es a tomar la batuta y actuar en grupo, con respeto, pero enérgicamente, usando las herramientas jurídicas y tecnológicas que tenemos a nuestro alcance e invitando a los empresarios a que actúen ya que ellos sí tienen el poder económico y político para hacerlo.

    Saludos cordiales,

    Juan Fernando Mejia (www.globalcontable.com/perfil)


    Enlace corto: http://bit.ly/30lO0hh