Inicio Impuestos Facturación electrónica gradual a partir de 2019. Aspectos clave

Facturación electrónica gradual a partir de 2019. Aspectos clave

1355
0
webandi / Pixabay
Spread the love

La Ley 1943 de 2018 (Ley de Financiamiento) efectuó importantes cambios al artículo 616-1 del ET, sobre el inicio de la facturación electrónica para el 2019.

La versión anterior indicaba que a partir del 1 de enero de 2019 todos los responsables del IVA y del INC (antes denominados “Régimen Común”) tendrían que empezar a facturar electrónicamente (con validación posterior).

La nueva versión establece que la DIAN deberá establecer un cronograma para la aplicación gradual de dicha disposición a lo largo del año 2019 (con validación previa) y que responderá a las condiciones y actividades económicas de las entidades, por ejemplo, si son grandes contribuyentes o no (lo que coincide con el comunicado de prensa DIAN 232 de noviembre 22 de 2018)

Los grandes contribuyentes y quienes ya estaban facturando electrónicamente al 31 de diciembre de 2018, no tendrán sanciones por no emitir facturas electrónicas, siempre que (1) demuestren inconvenientes tecnológicos o comerciales y (2) que expidan la factura por otros medios.

En ese sentido, este será un periodo de perfeccionamiento del sistema para quienes ya facturan electrónicamente, pues este mecanismo es aplicarse a otras operaciones como los pagos de nómina, las exportaciones e importaciones, y la DIAN puede solicitar información y controlar su interacción con los inventarios, los sistemas de pago, el impuesto sobre las ventas – IVA, el impuesto nacional al consumo, la retención en la fuente que se haya practicado y en general con la contabilidad y la información tributaria (parágrafo 2).

Quienes se acojan voluntariamente al régimen simple están obligados a facturar electrónicamente, así como a recaudar el IVA y el INC, conforme al artículo 915 del ET.

Los no responsables de IVA y del INC (antes denominados “Régimen Simplificado”) no están en la obligación de expedir tales facturas electrónicas. Sin embargo, en la práctica perderán ventas si no se acogen voluntariamente, asociándose al Servicio Informático de Factura Electrónica de la DIAN, antes del 15 de enero de 2019 (según proyecto de Resolución de la DIAN), pues sus clientes solo podrán descontar o deducir costos sin factura electrónica en las siguientes proporciones:

Año Porcentaje máximo que podrá soportarse sin factura electrónica
2020 30%
2021 20%
2022 10%

 

No se aceptan como facturas ni equivalentes los tiquetes de cajas registradoras tipo POS (ni PLU), por no cumplir requisitos de factura, como el nombre y NIT del comprador.

Sin embargo, si se expide una factura física (o documento equivalente) por exigencia del cliente, que incluya su nombre, NIT y demás requisitos, estos costos y gastos sí serían deducibles, en interpretación del parágrafo 4 del artículo 616-1 E.T., según el cual esta exigencia se hace, justamente, “cuando en virtud de su actividad económica tengan derecho a solicitar impuestos descontables, costos y deducciones“.

Finalmente, el proyecto de Resolución de la DIAN recuerda que la factura electrónica no aplica cuando ella se derive de los contratos de mandato, cuyos mandantes se encuentren dentro del grupo de sujetos seleccionados en su artículo 1.